Hotel Breogan, un recién llegado en el Sur [COLABORACIÓN]



A continuación les presentamos la reseña del Hotel Breogan, una generosa colaboración de Soheir y Jesmar. Aunque en las fotos luce muy bien, les recomendamos leer todos los detalles para que no haya sorpresas desagradables.

Hace no mucho tiempo que abrieron este hotel. La persona que me lo recomendó me dijo que era una buena opción para disfrutar en pareja ya que le parecía correcto en precio, tiempo y calidad, así que mi prometido y yo decidimos visitarlo.


Ubicación

Para empezar, hay que mencionar que si quieres discreción al entrar ó salir, NO LA VAS A TENER. La entrada es notoria, no hay absolutamente ninguna cortina o algo además de la fachada al aire que cubra el motel. Como se darán cuenta al ver Google Maps, es una avenida importante… no hay nada del lado izquierdo de esta, por lo que todo mundo voltea hacia la derecha. Personalmente, y no sé si haya sido debido a la hora, cuando salimos, prácticamente toda la avenida volteó a vernos con curiosidad. A nosotros no nos molesta, pero hay personas para las que la privacidad es importante.

Está ubicado en Calz. Ermita Iztapalapa, a unas cuadras del metro Constitución de 1917 (nos tocó ir a pie en esta ocasión, ni modo). La dirección exacta es Calzada Ermita Iztapalapa No. 2617, Col. La Hera, Iztapalapa, México, D.F. Para mayor información, el teléfono es 26-08-74-75 y la página web del hotel es www.breogansuites.com.

Precios
  • Suite VIP                                                           $450 pesos
  • Habitación en torre (hasta el día siguiente)        $390 pesos
  • Master Suite Express (por 3 horas)                     $300 pesos
  • Master Suite con Terraza (6 horas)                     $700 pesos

Reseña de la Master Suite con Terraza

Les voy a contar la experiencia que tuvimos desde que llegamos:

Hay una entrada con unas escaleritas al lado de la pluma para dar el paso a los autos. No importa si vas a en coche, tienes que bajarte de él para pagar. Estuvimos esperando muchísimo tiempo a que nos atendieran, la señorita de la caja no estaba ahí cuando llegamos y tuvimos que esperarla un buen rato. Junto con ella, llegó una señora con una libretita, quien se puso al lado de nosotros sin decirnos quién era ni nada. Nos escuchó discutir con la cajera para que nos atendiera, ya que todavía de que llegó tarde, se puso a platicar con alguien más y no nos atendía. Cuando al fin nos atendió, la señora con la libreta anotó la hora de entrada y no nos dijo cuándo teníamos que salir.

“Síganme por favor, yo les enseño la habitación”. Incómodo, muy, muy incómodo. La seguimos hasta nuestra habitación, esperando a que la cortina del garaje terminara de abrirse… y ahí se quedó ella todo el tiempo, hasta que vio que entramos y subimos las escaleritas.

Por lo que vimos, todas las habitaciones tienen pinturas similares, con siluetas de mujeres desnudas. A la derecha está el timbre para cuando te traen servicio a la habitación y arriba de la pintura hay una puertecita por donde te pasan la comida, por lo que, bueno, al menos ahí tienes privacidad.


La iluminación es prácticamente nula. Tomando como centro la cama, a la derecha se encuentran las escaleras hacia la terraza, una mesita con un kit de amenidades (dos vasos, una pluma, un cenicero, un condón), una hoja de recomendaciones para llevar y un menú.


Cabe mencionar que los precios del menú me parecieron muy bien… excepto por la sopa Maruchan que está en $25.


En fin... Recorriendo la habitación en la planta de abajo, nos encontramos a la izquierda de la cama el inodoro, con los vidrios esmerilados, el cual está separado de la regadera (lo que me pareció fabuloso), ésta última con los vidrios transparentes que dan hacia la cama.

La regadera vista desde la cama

La regadera tiene un despachador de shampoo :). Hay que aplaudir que no son nada tacaños

El lavabo frente a la regadera, también con un despachador de jabón. Las amenidades que ahí habían, eran: un sobre de shampoo, dos jabones, una crema humectante, un gel para el cabello, dos pantuflas de foamy y una gorra para baño.

La mejor parte: un espejo móvil con aumento y una secadora de Conair.

 El baño es muy pero muy chiquito, ahí definitivamente no hay espacio para hacer nada :P

En las escaleras para subir a la parte de arriba, nos encontramos con dos menús de juguetes sexuales (Igual, nada caros pero de dudosa calidad)


Subiendo las escaleras, a mano izquierda, se encuentra un gran y amplio jacuzzi, con luces de colores en el fondo (no le veo el chiste). Como amenidades, aquí hay una bolsita con baño de burbujas y dos toallas. A un lado del jacuzzi está la puerta para salir a la terraza, en donde hay una silla roja… como de tortura, un jardincito y unas vigas de concreto cubriendo un poco esa zona. El sol estaba a todo lo que daba, así que se veía muy romántico el lugar.


El jacuzzi es muy amplio, pero tuvimos muchos problemas para llenarlo y finalmente decidimos salirnos después de un rato de estar esperando a que se llenara completamente, cosa que nunca sucedió.

  
Ahora... adentro hay también una silla de manita y la pared está cubierta con un espejo enorme.

  
La silla de tortura


El jardincito que está a un lado

Todo el suelo de esa parte (de la regadera) está hecho con madera, lo cual es bastante cómodo para no tener que estar pisando frío.

Lo Bueno

Como se darán cuenta, el hotel es muy bonito. Es amplio, huele delicioso y es muy limpio, además de tener aire acondicionado. El detalle de la duela y el jacuzzi amplio me fascinó, también el hecho de que exista una hojita para poner sugerencias, los kit de amenidades, los espejos, las televisiones de plasma (una frente a la cama y la otra frente al jacuzzi)… en fin. Tiene muchas cosas muy buenas.

Lo Malo

La PRIVACIDAD aquí es NULA. Nos dimos cuenta muy tarde que se escucha todo de afuera hacia adentro, incluyendo a los de intendencia gritándose indicaciones (por eso mejor ni salimos a la terraza, todo mundo iba a escucharnos y nosotros íbamos a oír todo lo de la avenida).

Cuando salimos de la habitación (nos llamaron una hora antes) había una bola de policías jugando cartas y tomando alcohol. ¿Por qué? ¿Qué hacían ahí? No lo sé, pero igual se nos quedaron viendo cuando salimos.

Otra cosa importante que hay que mencionar es que la ubicación de la regadera es realmente muy mala. La llave está detrás de la puerta, por lo que hay que estirar la mano desde afuera para poder abrirla (lo que implica que te cae el chorro muy caliente o muy frío).

El precio por 6 horas en un lugar tan bonito no me pareció justo. Esperábamos un mínimo de 8.

Es un hotel bonito, pero que no vale tanto la pena. Está en una zona muy fea, muy concurrida, se escucha todo para afuera y visceversa. De calificación le damos un 6… sólo si de verdad nos aburrimos regresaríamos.




2 comentarios:

Anónimo dijo...

acabo de descubrir el blogg y es muy bueno los felicito en estos dias visitare alguna de las recomendaciones, la verdad los centricos estan muy buenos, pero tambien me gustaria que dieran reseñas de algunos hoteles que se encuentren cerca de centros de espectaculos a muchas parejas como mi chica y yo nos seria de bastante ayuda ya que cuando uno sale a algun lugar por las madrugadas siempre es bueno saber a que hotel caer, aqui hay algunos muy buenos pero ojala puedan colaborar con mas lugares que esten cerca de lugares como: Libelula sound station(ecatepec), Caradura (condesa), Imperial (roma), Foro Sol, Foro Alicia,etc. lugares asi, yo creo que a todos nos serviria muchisimo.

Anónimo dijo...

Disculpen... Aquí piden IFE???
Y respecto a los precios ¿siguen igual?

Otros hoteles de paso